La vida está llena de bellos y pequeños instantes irrepetibles

sábado, 29 de octubre de 2011

Eugène Atget, el retratista del viejo Paris


Hace unos meses vi una exposición de un fotógrafo que no conocia y me cautivó: Eugene Atget. Y me cautivó porque Paris es para mi una de las ciudades más bellas del mundo y por la forma en que este artista plasmaba cada rincón de esta ciudad, de una manera tan pura, auténtica y minuciosa.
La verdad es que París es, seguramente, la capital que más ha inspirado a los artistas. Sus calles y rincones han sido (y siguen siendo) escenario de películas, tramas literarias y, en general, de toda clase de obras de arte. Pero nadie como Eugène Atget ha retratado con tanto amor y fidelidad la vida y las calles del viejo París.
Eugene Atget nació el 12 de febrero de 1857 en la ciudad francesa de Libourne. Si bien su instrucción fue escasa, supo compensarla con la lectura y a través de las amistades que a lo largo de su vida fue haciendo con artistas plásticos. Su vocación (o sus ganas, mejor dicho), se inclinó hacia el arte: intentó ser actor y también pintor, con sendos y rotundos fracasos. Pero de algo tenía que ganarse la vida y sabiendo las necesidades que tenían los artistas de imágenes documentales para “inspirar” sus cuadros, adquirió una vieja y arruinada cámara de fuelle para placas 18 x 24 y salió a recorrer las calles de París buscando aquello que le encargaban.

Atget fotografió a lo largo de toda su vida, hasta el último día y, aparentemente, consideraba a su profesión, la de fotógrafo, como vergonzante y que él debía ejercerla por necesidad, para subsistir. Seguramente este pensamiento nace del esfuerzo y la estrechez económica. Debía caminar diariamente por muchas calles para obtener un cliente, realizar las tomas, revelar las placas en el baño de su casa y dejar el tema de las copias para su mujer, quien tenía una salud muy delicada y sufrió de diversas enfermedades prácticamente toda su vida.

Considerado el precursor de la fotografía documental y copiado hasta la saciedad,  este precursor de la fotografia moderna entendió siempre su trabajo como un oficio al que se dedicó con gran minuciosidad. Modestamente él nunca consideró que lo que él hacía con su cámara fuese arte. Sin embargo su obra ha protagonizado muchas exposiciones, está en  muchos museos estadounidenses e incluso inspiró al movimiento surrealista, influyendo en otros grandes maestros como Man Ray, quien era, por cierto, vecino suyo y fue el primero que lo descubrió, aunque no pudo hacer nada para difundir su trabajo y sus condiciones de artista. Atget siempre le repetía lo mismo: “Son documentos, solamente documentos”.

Estaba, literalmente, harto de toda esta mecánica para ganar apenas cinco francos (una cifra muy pequeña), por cada trabajo. La lista de pintores que le compraban fotos Atget era larguísima. Entre ellos se contaban Derain, Vlaminck, Utrillo y Braque. Pero ninguno apreció el arte del fotógrafo. Para ellos también eran documentos que recreaban con sus paletas. Pero con esto no le alcanzaba para sobrevivir. Entonces amplió el espectro de sus clientes fotografiando pequeños negocios, frentes de edificios e interiores de hogares de gente adinerada.

Sus fotos no profesionales eran el escape a esa aplastante rutina, ya que elegía con entera libertad aquellos temas que lo atraían estéticamente. Atget no tenía medio de locomoción alguno y para visitar a sus clientes caminaba con su pesada cámara a cuestas. Era un peatón muy observador, además de un excelente fotógrafo.

Si bien estos hallazgos fotográficos eran apreciados por muchos de sus amigos, para él no significaban demasiado. Cuando alguien le decía: “¡Qué buena fotografía!”, se limitaba a responder: “Tengo miles como esa”. Es más, cuando le proponían publicar alguna, se negaba a que apareciese su nombre.

Y en poco tiempo descubrió que estaba haciendo un inventario del París de fines del siglo XIX. Fue descubriendo lugares que nada tenían que ver con la actividad profesional que había emprendido. Vendedores ambulantes, rincones perdidos de los distintos barrios, terrazas de cafés y detalles arquitectónicos que poco a poco fue registrando con inteligencia.

Son imágenes en las que se entra en aquel París a través de las aldabas de las puertas, de las elegantes escaleras interiores, de los azulejos y los adoquines de las aceras, de los puestos de verduras y frutas, de las prostitutas apostadas en las puertas de las casas de citas... Fueron veintiocho años de registros de la vida cotidiana de París.

En 1926 falleció su esposa, de la que estaba profundamente enamorado. A partir de entonces ya no le quedó nada que lo aferrase a la vida y podríamos decir que se dejó morir el 4 de agosto de 1927 en Paris. El médico que extendió el certificado de defunción no pudo determinar la causa. Sólo murió.

Ver sus fotos es como viajar a través del tunel del tiempo e imaginarnos a nosotros mismos caminando por esas calles de Paris. Y hoy os dejo aquí algunas fotografias de uno de los grandes nombres de la fotografia, aunque él no se enteró o no quiso enterarse de ello. Espero que disfrutéis la entrada y que disfrutéis de este paseo por el viejo Paris …….


















10 comentarios:

  1. Me encanta la fotografía, tanto ver la obras de otros como capturar. Lo hago muy de vez en cuando y si llegará el día que me lo pueda permitir me gustaría invertir en una buena cámara. Sobre autores fotográficos sinceramente no se nada, sin embargo el París a través de objetivo de Arget desde luego es deslumbrante. Algunos simplemente no tiene suerte en la vida, y cuando se han ido ya es tarde para reconocerles el arte. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. I have driven through France without visit Paris .. ashamed! Will do it next time. Wonderful pictures. Nostalgica.
    Hope you have a nice weekend:-) Hugs from north

    ResponderEliminar
  3. Y si, rebuscas un poco, todavia ves ese Paris

    ResponderEliminar
  4. Los principios de cualquier persona no son fáciles, pero si son trabajadoras y constantes siempre triunfan.
    Este artista, además de amar su profesión, también amaba a su esposa, de esto queda poco en nuestro siglo XXI, morir por amor.
    Las fotografias son de la época, en una de ellas es el Molino Rojo, allí estuvimos nosotras en una semana santa del año 1.987, yo me quede encantada de esta ciudad.

    ResponderEliminar
  5. Sheol, ojalá puedas tener pronto la ocasión de comprarte esa buena cámara, porque eso querrá decir que habrás encontrado por fin un trabajo, que ya te lo mereces. Y si que es muy injusta a veces la vida, respecto a que en muchas ocasiones a gente con talento y valia, la suerte y la justa recompensa que merecen no les llegue a tiempo, sino cuando ya no están y despues de haberlo pasado muy mal. Un abrazo y gracias por tu visita,

    ResponderEliminar
  6. Tania, I am surprised you have not been to Paris yet! You would take wonderful photographs, I am sure! Hugs and kisses from a sunny Madrid,

    ResponderEliminar
  7. Kikas, tu que eres un adorador de Paris y has estado tantas veces, seguro que conoces rincones preciosos de esa ciudad, a los que no irán los turistas. Un dia nos los podrías contar en tu blog. Un abrazo y buen domingo,

    ResponderEliminar
  8. MADRILEÑA, este hombre, aparte de un gran artista si que debió de ser también estupendo como persona: humilde, trabajador y enamorado al cien por cien de su mujer ¡de los que no abundan, vamos, jejeje! Por cierto, lo pasamos bien en aquella Semana Santa en Paris, ¿verdad? Un beso muy fuerte mon ami,

    ResponderEliminar
  9. Es verdad que París es muy bonito, y como en tantos otros sitios, si se sabe buscar se encuentran rincones con nostalgia.
    Me encantan las fotos antiguas. Me hubiera gustado ver en directo el sitio de la 6ª foto.
    Y el escaparate de las fajas, alguno así aún tenemos por los madriles, ahora las venden en televisión como un milagro de 2 tallas menos.
    Bonitas fotos. Besitos

    ResponderEliminar
  10. Esther, seguramente como tú y Kikas decis, callejeando, callejeando, quizás se puedan encontrar calles como las de las fotos, aunque me da a mi que habría que armarse de mucha paciencia para encontrarlas. Pero será cuestión de intentar buscarlas la próxima vez que vayamos por alli. Un besazo parisino,

    ResponderEliminar

Gracias por tomarte la molestia de dejar un comentario. ¡Que tengas un gran dia!

Thanks for taking the trouble of leaving a comment. Have a lovely day!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...